d_baron

El barón rampante, Italo Calvino

b_rampanteUn cuento mágico y apasionante que supone un canto a la libertad individual, a la fuerza de la determinación y de las convicciones que a veces se siguen más por rutina que por otra cosa pero que son las que nos permiten seguir adelante.

En este cuento el protagonista Cósimo el hijo de 12 años del barón, harto de las discusiones familiares decide subirse a la copa de los árboles  y no bajarse jamás. La narración contada por el hermano menor del protagonista nos revela que lo que parece un capricho adolescente se convierte en mucho más.

De la mano del ímpetu y determinación de Cósimo presenciamos su evolución como persona, su ánimo de no doblegarse y adaptarse a las circunstancias de vivir en los árboles, primero reconociendo el entorno y haciéndolo suyo, luchando por la supervivencia en los árboles, pero tambien disfrutando de la libertad de vivir al margen de la sociedad y los convencionalismos defendiendo su libre albedrío.

Una situación fantástica e irreal que nos arrastra por la vida apasionante de este personaje que viviría y moriría sin volver a tocar el suelo. Vemos su evolución disfrutando de la libertad, sufriendo la soledad y descubriendo la naturaleza, el amor y la lectura. Imaginar ese personaje viviendo en los árboles y devorando libros, saltando de rama en rama, es una imagen emocionante con la que todos deseamos identificarnos, naturaleza y lectura…Y además todas las cosas interesantes que le pasan, sus cacerías, sus amores, y los personajes que pueblan el cuento y que plantean situaciones totalmente surrealistas.

Como la conversación que se produce entre Cósimo y Napoleón que refleja el desparpajo del personaje.

“-Puedo hacer algo por vos, mon Empereur?
– Sí, sí- dijo Napoleón-, poneos un poco más acá, os lo ruego, para protegerme del sol, sí, así, quieto…Luego se calló, como asaltado por una idea, y vuelto al virrey Eugenio: – Tout cela me rapelle quelque chose..Quelque chose que j’ai déja vu….
Cósimo acudió en su ayuda:
– No erais vos, Majestad: era Alejandro Magno.
– Ah, pues claro! – dijo Napoleón- El encuentro de Alejandro y Diógenes!
– Solo que entonces -añadió Cósimo-, era Alejandro quien preguntaba a Diógenes qué podía hacer por él, y Diógenes quien le rogaba que se apartara…
Napoleón chasqueó los dedos como si por fin hubiese encontrado la frase que andaba buscando. Se aseguró con una ojeada que los dignatarios del séquito lo estuviesen escuchando, y dijo, en óptimo italiano:
– Si yo no fuera el emperador Napoléon, habría querido ser el ciudadano Cósimo Rondó!
Y se dió la vuelta y se fue….
Todo acabó en eso. Se esperaba que al cabo de una semana le llegase a Cósimo la cruz de la Legión de Honor. Pero nada. Mi hermano quizá se burlaba de ello, pero a la familia nos habría gustado.”

Este libro me ha calado muy hondo por las situaciones que plantea que en cierto modo son un reflejo de la vida de todos pero que al quedar enmarcados en un entorno tan concreto nos permiten identificarnos con el personaje, en nuestros deseos de escapar del mundo y en cierto modo seguir estando en el. Y el final me parece maravilloso…me habían dicho que a lo mejor no me gustaba y sin embargo creo que es el mejor modo de terminar este cuento genial. Cósimo poblará desde que le he conocido mi galería de héroes literarios, me ha enamorado.

Un libro hermoso y totalmente recomendable que se lee con facilidad y sorpresa, sencillo y profundo a la vez, realista y fantástico. Una verdadera joya de la literatura y un canto a la libertad. Totalmente recomendable.

 

 

 

3 Respuestas

Deja un comentario