d_pepita

Pepita Jiménez, Juan Valera.

b_pepitaPublicada en 1874 se considera la obra cumbre de este escritor donde se concentran sus principales inquietudes; los conflictos amorosos y religiosos, y sus preocupaciones estéticas por lograr una obra bella, Valera creía que «una novela bonita debe embellecer las cosas, iluminándolas con luz que tenga cierto hechizo». Escrita con un lenguaje culto los personajes reflejan los profundos conocimientos clásicos del escritor en multitud de referencias.

En esta historia vemos la progresión del personaje Don Luís de Vargas un señorito andaluz que es educado por su tío en un entorno religioso para evitar la mala influencia de su padre mujeriego y vividor. El protagonista a sus 22 años se siente  convencido de su vocación religiosa y ansioso por ordenarse sacerdote para adoctrinar por el mundo, pero antes de ello, debe visitar unos días a su padre en su pueblo de Andalucía. Allí se despertarán sus sentidos a la vida, la naturaleza y la belleza de una mujer prohibida para él, lo que le provocaran una profunda crisis existencial.

La novela se presenta como un conjunto de papeles encontrados por casualidad en un archivo y que cuentan una historia supuestamente real donde el escritor parece que sólo es un mero transcriptor. La novela tiene una estructura diferenciada en tres partes.

pepita 2

Una primera parte epistolar de planteamiento en la que por medio de las cartas que Luis escribe a su tío, el Dean nos muestran en primera persona la evolución interior del chico y nos presenta los personajes y su entorno con un estilo devoto y contenido.  Nos va contando como ha sido la vuelta a sus raíces, a la relación con su padre y sobre todo sus impresiones al conocer a la mujer que pretende su padre, Pepita Jiménez. Una joven viuda dechado de recato y virtudes, que poco a poco se va haciendo con el inocente corazón del protagonista, con su consiguiente crisis religiosa y conflicto moral, por la traición al sentido de su vida, a Dios y a su padre, al enamorarse de su pretendida. En cada carta vamos notando como aunque el no lo quiere admitir cada vez está mas fascinado por Pepita y cómo sin querer, entre ambos va surgiendo el amor. A medida que avanzamos descubrimos que el protagonista va abandonando el misticismo y espiritualismo inicial para irse impregnando de las fuerzas de la naturaleza y rindiéndose al amor a pesar de sus reticencias. El sentimiento de culpa y la presión por el deber y el querer, se van haciendo cada vez más patentes.

Las descripciones que el protagonista hace de los campos de Andalucía, la naturaleza, las flores y los aromas son maravillosas, te inundan los sentidos y te dejan preparado para caer en cualquier tentación. Vemos como el personaje va entrando en ebullición por momentos.

Una segunda parte narrada en tercera persona, cuenta el nudo de los acontecimientos con buen ritmo y sentido del humor, los personajes se vuelven marionetas  y se dejan llevar. Aquí conocemos mejor a Pepita que resulta ser una mujer muy pasional y comprobaremos que nuestro protagonista que parecía una mosquita muerta, resulta no serlo tanto. Es una parte muy entretenida, en la que pasan muchas cosas y donde comprobaremos que no todo es tan inocente como parece.

En una parte final de desenlace volvemos a la correspondencia, esta vez mantenida entre el padre de Luís y su tío donde nos aclaran como acaba la historia. Este desenlace me ha encantado porque demuestra la inteligencia, tolerancia y amor del padre y el tío. Algo que en principio podría parecer que no fuera así. (si fuera Shakespeare ejjeje esto acabaría de otra manera.)

En el libro me ha parecido ver romanticismo y realismo a la vez, en un entorno natural idealizado y con cierta intención moralizante plasmando principios de tolerancia, búsqueda de la verdad interior, defensa del amor romántico, e importancia  de la vocación religiosa verdadera… Presenta también una visión de los ideales de perfección masculina y femenina de la época en la figura de los protagonistas.

Me ha gustado leerlo y aunque al principio me costó un poco conectar con el personaje y sus conflictos religiosos, por el estilo erudito y rebuscado de las cartas, poco a poco te vas metiendo en la evolución del personaje  y descubres una bella historia donde triunfa el amor romántico por encima de otras prioridades sociales. Preciosas las descripciones de la naturaleza, me encantaron.

Por si alguien quiere profundizar en el texto hay un estupendo estudio sobre el lenguaje empleado por Valera en Pepita Jiménez  en http://angarmegia.com/pepita_jimenez.htm

Por otro lado Isaac Albéniz compuso una ópera sobre esta novela.  Podéis oír algunos fragmentos cantados por diferentes tenores en Youtube

Julián Molina 1967 http://www.youtube.com/watch?v=yUItP2HT4N4

Alfredo Kraus en “Pepita Jiménez” (1964) ( No se oye muy bien) http://www.youtube.com/watch?v=sjoolfS4rmQ&feature=related

Placido Domingo in Pepita Jiménez “Love moves by night” ( Inglés) http://www.youtube.com/watch?v=ZVxPMFgEaCw

Deja un comentario