abril encantado-2

Abril encantado, Elizabeth von Arnim

“Abril encantado de Elizabeth von Arnim, es un libro tan encantador como su nombre que narra la convivencia de cuatro mujeres de distintos estratos sociales que escapan de su rutinaria vida a un castillo en Italia a principios del siglo XX. Es sincero y divertido y me ha gustado mucho.”

Elizabeth von Arnim es una escritora británica de principios de siglo muy admirada en su época que fue considerada como  “uno de los genios más finos de su tiempo”. No es muy conocida en la actualidad a pesar de haber escrito unas 20 novelas de las cuales la más conocida es esta, Abril encantado por haber sido llevada al cine en varias ocasiones. De un nivel acomodado por estar casada con un conde viajó mucho por todo el mundo lo que la permitió con su mirada sagaz conocer muchas personas que luego plasmó con su pluma.

Yo no la conocía pero he disfrutado enormemente con la lectura de esta novela breve y sincera que sin pretensiones me ha hecho conectar con los personajes y con su particular escapada.

La novela arranca cuando dos mujeres que casi no se conocen se quedan fascinadas con la publicación de una anuncio en el Times donde se alquilaba “Para aquellos que aprecian las Glicinias y el Sol” un castillo medieval en la costa italiana durante el mes de abril. Ninguna se lo puede permitir, ni siquiera se atreven a imaginarlo mientras leen el anuncio por separado en el club que ambas frecuentan. Pero la idea cala en ellas y por iniciativa de la más tímida que se sorprende a sí misma poniendo palabras a sus deseos sugiere la idea que les permitirá hacerlo realidad alquilándola conjuntamente y compartiendo gastos con otras dos mujeres desconocidas. El sueño se cumple y cuatro mujeres de distintas edades y condiciones se juntan en busca de la soledad y romper con las rutinas de sus diferentes vidas en el bucólico castillo.

El libro es una maravilla y me ha encantado. Es como si hiciéramos un paréntesis en nuestras propias vidas y quisiéramos ser alguna de las protagonistas. Cada cual es más diferente, la tímida y gris que no es apreciada por nadie que se revela atrevida y espontánea. La beata entregada a los pobres con un matrimonio infeliz que resulta ser una romántica a pesar de su aparente frialdad. La noble de una belleza arrebatadora, infeliz por ser siempre el centro de atención de todos que no la permiten ser ella misma ni un momento de intimidad o la vieja gruñona que vive anclada en el pasado, no entiende a las nuevas generaciones y siempre se comporta de un modo desagradable. Todas esas mujeres coinciden en que desean huir de sus respectivas vidas. Los personajes se muestran ante los lectores en un monólogo interior que refleja abiertamente sus dudas, miedos y pensamientos. Es una obra sincera en la que se reconoce la verdad de los personajes y por eso mismo me ha gustado tanto.

Es curioso porque precisamente la novela que había leído anteriormente pecaba de esa falta de sinceridad. También nos hablaba de los años 20 y sin embargo no nos creíamos nada. En esta novela por el contrario se respira ese ambiente de principios de siglo de forma natural. El deseo de las mujeres inglesas de romper con las ataduras y rigidez victoriana y de abrir las ventanas de sus vidas a nuevas experiencias es palpable en cada página. Vemos como van dejando atrás sus miedos  y como van transformando sus carácter en el paraíso de San Salvatore.

Las descripciones de los jardines del castillo son deliciosas y la novela en sí es como un soplo de aire fresco. No sé si es que yo necesitaba algo así porque la he devorado y he disfrutado cada página como un tesoro.

Me he reído con situaciones ridículas contadas con el particular sentido del humor inglés… porque toda la novela es muy británica y vemos como nuestras estiradas e inglesas protagonistas se van relajando en la costa italiana y dejando que el sol penetre poco a poco en sus vidas transformándolas.

Precioso el estilo, las descripciones, el desarrollo de los personajes que están perfectamente definidos. Un ritmo estupendo, divertida y a la vez profunda mostrándonos es esa búsqueda existencial que en cierto modo todos hacemos en nuestra vidas. Vamos que me quedo corta con todo lo que diga de esta novela breve porque además se leer de un tirón. Totalmente recomendable.

De esta obra que ya se considera un clásico se han hecho dos versiones cinematográficas que no he podido ver pero por las que tengo mucha curiosidad.

 

 

 

La vida cuando era nuestra, Marian Izaguirre

La vida cuando era nuestra, Marian Izaguirre

“La vida cuando era nuestra de Marian Izaguirre es una novela amable y fácil de leer que te transporta por varios países en la primera mitad del siglo XX. Me ha dejado un poco fría y no ha logrado transmitirme casi ninguna emoción.”

La vida cuando era nuestra, Marian Izaguirre

He leído esta novela en dos días para el club de lectura en el que participo. Se lee con facilidad y eso al menos ha sido llevadero.

La novela me ha resultado entretenida pero no me ha sorprendido ni me ha transmitido ninguna emoción. Esto me sorprende porque pasan cosas en la historia los suficientemente importantes como para que me hubiera calado más a nivel humano.

La historia arranca en la postguerra española, en esa España gris y asustada donde una pareja de libreros, afines a la República, tratan de sobrevivir a todo lo que han perdido y añoran “la vida cuando era nuestra”. Una mujer inglesa irrumpe en sus vidas añadiendo algo de novedad en su día a día. La historia se centra en los lazos de amistad que surgen entre esta misteriosa mujer madura, Alice y la mujer del librero, Lola. A través de la lectura conjunta de un libro de memorias que aparece misteriosamente en la librería se va forjando esta amistad que aportará mucho a la vida de ambas.

La narración transcurre de forma paralela entre esa realidad de la España de la postguerra y la historia que leen con las memorias de una chica que por circunstancias de su vida ha vivido en muy diferentes ambientes. La escritora aprovecha ese recorrido para mostrarnos la campiña de Normandía, el ambiente de rural de la nobleza inglesa o el Paris bohemio todos en un tono de lujo y esplendor que se enfrentan con el gris del Madrid costumbrista de la postguerra.

Estilo y ritmos correctos

El estilo de escritura es sencillo de leer pero con un cuidado lenguaje que en ocasiones destaca con frases muy poéticas y bonitas pero que pierden algo de fuerza por la repetición. Es como si los lectores fuéramos un poco tontos y temiera que nos las perdiéramos. Por ejemplo el propio título del libro u otras cosas bonitas que se dicen en la novela y que curiosamente se repiten varias veces, supongo por si no nos habíamos dado cuenta, lo cual a mi me ha molestado.

Los personajes protagonistas son agradables y simpáticos por lo que en seguida logra que nos caigan bien. Están más desarrolladas las mujeres que son las verdaderas protagonistas de la obra. Todo es muy correcto  y encaja al final pero no me ha llegado a convencer. Es como si no me creyera a los personajes ni la historia. No me ha llegado ni a nivel humano ni emocional.

Previsible y superficial

La historia de “la chica del pelo de lino” (el libro dentro del libro) me ha parecido superficial y no me ha interesado demasiado,  a pesar de todas las cosas que le pasan, es cómo si ella no fuera la protagonista de su propia vida, como si le pasaran a otra persona. Las descripciones de los lugares me han parecido demasiado prototípicas y previsibles. Encontramos lo que esperamos de la Normandía brumosa o de la Inglaterra rural con sus convenciones. Y qué decir del París nocturno de los años 20. Todos los detalles que conocemos surgen como en un puzzle con las piezas contadas y los artistas de la época que aparecen como adornos pero que no hacen nada especial que les haga destacar o explique su presencia dentro de la historia. Las cosas van pasando, sencillamente. No me ha sorprendido nada y lo que es peor no me lo he creído. No porque sea inverosímil sino porque no me he logrado creer las relaciones que se plantean que me han parecido frías y distantes incluso en el caso del amor. Eso ha hecho que no llegue a meterme del todo en la historia ni que me haga vibrar.

El libro pretende ser un canto al amor que rompe fronteras y convenciones. Ambas protagonistas son mujeres de un cierto estatus social que renuncian a él por su amor con hombres socialmente menos privilegiados. Y sin embargo no se nos logra transmitir la fuerza de ese amor con intensidad. Todo en la novela es tranquilo y sosegado. A lo mejor eso es lo que pretendía la escritora pero a mi eso me ha dejado fría cuando he terminado de leerla y creo que la olvidaré con facilidad.

Por otro lado las referencias a las Brigadas Internacionales son tan circunstanciales que parece que los personajes acabaron en España por casualidad como si estuvieran allí de vacaciones…en fin que me ha faltado convicción humana e ideológica por casi todos los lados.

Sin embargo si quiero destacar algunas cosas que me han gustado…sobre todo el amor por los libros que se destila en toda la obra. Las referencias literarias abundan en la novela así como las referencias a la lectura como tabla de salvación de nuestras vidas. Y por supuesto con eso no me queda otra que identificarme y sobre todo lo quiero rescatar.

Opinión Personal

En general no es un libro que recomiende pero tampoco me arrepiento de haberlo leído. Le pongo entre un 5 y un 6. En el club de lectura en general no ha salido muy bien parado. Aunque ha habido algunas personas a las que les ha gustado mucho. Por tanto, ya se sabe con los libros todo es cuestión de gustos.

Si alguien se anima a comentarlo estaré encantada de compartir impresiones.

 

 

Guardar

d_tia_mame2

La tía Mame, Patrick Dennis

b_tia_mameLa tía Mame es una novela entretenida y divertida que no hubiera conocido si no llega a ser por la recomendación en la sección de libros de una seguidora del blog a la que agradezco su comentario. (Ahora no lo encuentro para decir su nick pero cuando lo haga lo pondré).

Una novela ligera donde un niño de familia adinerada al quedar huérfano a la edad de 10 años es adoptado por su estrafalaria tía con la que vivirá mil peripecias que nos transportarán al América decadente de los años 20.

Su tía es una mujer muy peculiar a la que el protagonista recuerda en su edad adulta tras leer un articulo en el periódico y irá rememorando los recuerdos qué gracias a su curiosa tía le proporcionaron una infancia llena de estrafalarios incidentes.
Es una lectura fresca y ligera qué puede ser apropiada para el verano. Se lee con una media sonrisa que en algunos momentos puede estallar en carcajadas.

Veremos la evolución del personaje que tras vivir los locos años 20 en un ambiente de lujo y extravagancia tras la crisis del 29 se ve obligada a cambiar su vida y empezar a trabajar como el resto de los mortales. Con sus peripecias conoceremos las raíces de la sociedad acomodada americana con algunos momentos verdaderamente divertidos desde una mirada siempre un poco elitista pero sobre todo muy liberal.

Un libro entretenido que se lee con rapidez. Me ha gustado bastante y a pesar de haber sido publicado en los años 50 todavía mantiene su frescura y originalidad algo decadente.
Sin llegar a ser una obra inolvidable cumple proporcionando buenos momentos por eso la voy a recomendar yo también.