fortunata y jacinta-2

Fortunata y Jacinta, Benito Pérez Galdós

“Fortunata y Jacinta de Benito Pérez Galdós es una novela genial que no ha perdido actualidad y muestra con humor y realismo la España de finales del siglo XIX. He disfrutado mucho con su lectura sobre todo al reconocer el Madrid donde vivo y muchos de sus giros del lenguaje castizo.”

fortunata y jacintaReconozco que no me hubiera planteado leer esta novela si no fuera porque era una de las lecturas propuestas del club de lectura en el que participo. Es una de las muchas cosas que le tengo que agradecer además de los buenos momentos que siempre paso comentando las novelas que leemos.

Perez Galdós era mi gran desconocido, un poco por pereza otro porque no me había animado con él y con esta novela me ha conquistado. He devorado con gusto sus más de 900 páginas y si he tardado en poner la reseña ha sido por falta de tiempo, ya que vivo últimamente desbordada de trabajo.

Pero por fin he encontrado el momento para comentar esta lectura que, ya os adelanto me ha encantado. Tiene un poco de todo, descripciones realistas y costumbristas del Madrid de finales del siglo XIX , un elaborado tratamiento de los personajes que son abundantes y variopintos. Y una trama entretenida y folletinesca con buenas reflexiones sobre la vida y las relaciones humanas que hacen que siempre sea  de actualidad.

Me ha gustado mucho sobre todo el sentido del humor que destila toda la novela. Cada comentario sobre los personajes o descripciones de situaciones tienen un toque castizo y divertido que hace que leamos la obra con una media sonrisa. Eso  unido a que se presiente un gran drama entre los personajes con varios triángulos amorosos que alternan los personajes según las distintas partes de la novela hace que sigamos la trama con mucho interés.

Me hizo gracia este párrafo para describir la multitud de hermanas de Jacinta y su madre cuando salían de paseo. Pero es sólo un ejemplo de la cantidad de divertidas descripciones que encontramos en el libro.

“Los domingos, cuando su mamá las sacaba a paseo, en larga procesión, iban tan bien apañaditas que daba gusto verlas. Al ir a misa, desfilaban entre  la admiración de los fieles; porque conviene apuntar que eran muy monas. Desde las dos mayores que eran ya mujeres, hasta la última, que era una miniaturita, formaban un rebaño interesantísimo que llamaba la atención por el número y la escala gradual de las tallas. Los conocidos que las veían entrar, decían: «ya está ahí doña Isabel con el muestrario». La madre, peinada con la mayor sencillez, sin ningún adorno, flácida, pecosa y desprovista ya de todo atractivo personal que no fuera la respetabilidad, pastoreaba aquel rebaño, llevándolo por delante como los paveros en Navidad.”

Tenemos un Don Juan por supuesto un hombre vividor y consentido que con el apodo del “Delfín” cree que el mundo está puesto para darle placer sin importarle los sentimientos de las personas que le rodean y tenemos a dos mujeres a quienes marca la vida. Este personaje será el detonante de las pasiones pero la fuerza de la novela reside en los personajes femeninos que son todos muy fuertes y característicos. Hablo ahora de las dos mujeres más importantes pero la novela está plagada de mujeres interesantes tratadas con mayor o mejor profundidad pero siempre con cariño.

Fortunata la joven humilde a la que Juanito deslumbra con su posición, apostura y sus promesas de matrimonio y a la que abandona a su destino, nada afortunado con cuyo nombre Galdós hace un juego de palabras, Fortunata que es desgraciada a pesar de sus dones. Seguiremos las vicisitudes de la vida de Fortunata, una mujer intensa, bella y salvaje que representa la pasión del amor, el desenfreno pero tambien la fuerza y fe en el amor sin fronteras a costa incluso de su propia vida y felicidad. Un personaje impetuoso y considerado pecador por la sociedad que sin embargo Galdós presenta con simpatía y sin juzgarlo. Un prototipo de la mujer de mala vida pero buen corazón.

Por contra Jacínta, es la esposa abnegada que sufre las infidelidades de su marido con paciencia y anhela ser madre por encima de todo. Generosa ese entrega a la caridad para dar un sentido a su vida vacía y representa la otra imagen prototípica de la mujer. La devoción, la decencia y sin embargo también la infelicidad  por su imposibilidad de ser madre. La “mona de dios” la llaman en la novela, una santa que sin embargo no desempeña el papel más transcendente de la novela pero a la que también llegamos a enteder.

Se plantea esa dualidad enter la mujer buena y la apasionada e intensa. Se analiza la inconstancia del corazón humano que siempre desea aquello que no puede tener. Unos conflictos tan viejos cómo el mundo pero que por ello  siguen vigentes. La infidelidad, la atracción de lo prohibido, la aspiración de la decencia y aceptación social. La fragilidad de la honra de la mujer en una sociedad hipócrita. El peso de la religion en esa sociedad, la beatería y la fe redentora de todos los pecados.  El amor filial y sobre todo como el amor trastorna a las personas como somos capaces de la entrega total a cambio de unos pedazos de atención del ser amado. En la novela se tratan las mil formas en las que se presenta el amor, entre madres e hijos, el no correspondido, el amor desinteresado,  los pequeños amores y aunque se traten muchos temas en la obra esta demuestra que es el amor el que mueve las relaciones humanas.

En la narración queda perfectamente reflejada la sociedad de la época en todos sus estratos, dibujada con pinceladas certeras y aunque duras, siempre amables de algún modo con los personajes que son fruto de sus circunstancias. Es lo que más me ha impactado de la obra. El autor no se posiciona a favor ni en contra, más bien es cuidadoso con sus hijos y no hay ningún personaje que sea del todo desagradable. Todos tienen sus cosas buenas y entrañables de modo que Galdós consigue que nos sintamos atraídos por todos ellos en algún momento.

Me han encantado las descripciones, lejos de resultarme pesadas como en otros casos de lecturas realistas recientes como “Los Buddenbrock“. Me parece que Galdós conecta con nosotros a través de ese costumbrismo y humor que nos traslada a los patios de las casas humildes donde se puede oler la miseria, o la religiosidad del convento donde sentimos todas las aventuras que allí suceden pero siempre tamizado por ese humor e irónia tan castiza que consigue sacar algo bueno de las peores situaciones.

Queda además perfectamente reflejado el ambiente político de la España de la época, un periodo inestable donde ya se muestra el excepticismo español ante nuestros políticos, las tertulias en los cafés donde todos quieren arreglar el mundo y esa desesperanza que sentimos ante la idea de que las cosas puedan mejorar. Parece mentira que más de un siglo después sigamos sufriendo los mismos problemas tan instalados en nuestra clase política, la prevaricación, el enchufismo y el oportunismo centrado en intereses personales. No importa cambiar de bando siempre que uno consiga su puestecito en la administración.

Hablando de esto, Feijoo y Rubín achacaban la relajación de los caracteres a los desengaños. «Yo -decía Feijoo-, soy progresista desengañado, y usted tradicionalista arrepentido. Tenemos algo de común: el creer que todo  esto es una comedia y que sólo se trata de saber a quién le toca mamar y a quién no».

Ese carácter pícaro de la sociedad española se plasma no solo a  nivel político sino también a nivel social en cómo lo que en un momento dado puede ser censurable en otras circunstancias puede no serlo tanto. Todos estos temas se tratan por medio de los pensamientos y palabras de los personajes que en cierto modo son filósofos de su propia vida. Genial este párrafo sobre la infidelidad de D. Evaristo, que es un personaje maravilloso de la novela .

“Hablando de esto, se animaba llegando hasta  la elocuencia. «Porque mira tú, chulita, no predico yo la hipocresía. En cierta clase de faltas, la dignidad consiste en no cometerlas. No transijo, pues, con nada que sea apropiarse lo ajeno, ni con mentiras que dañan al honor del prójimo, ni con nada que sea vil y cobarde; tampoco transijo con menospreciar la disciplina militar: en esto soy muy severo; pero en todo aquello que se relaciona con el amor, la dignidad consiste en guardar el decoro… porque no me entra ni me ha entrado nunca en la cabeza que sea pecado, ni delito, ni siquiera falta, ningún hecho derivado del amor verdadero. Por eso no me he querido casar… Claro, es preciso contener algo a la gente y asustar a los viciosos; por eso se hicieron diez mandamientos en vez de ocho, que son los legítimos; los otros dos no me entran a mí. ¡Ah!, chulita, dirás que yo tengo la moral muy rara. La verdad, si me dicen que Fulano hizo un robo, o que mató o calumnió o armó cualquier gatería, me indigno, y si le cogiera, créelo, le ahogaría; pero vienen y me cuentan que tal mujer le faltó a su marido, que tal niña se fugó de la casa paterna con el novio, y me quedo tan fresco. Verdad que por el decoro debido a la sociedad, hago que me espanto, y digo: «¡Qué barbaridad, hombre, qué barbaridad!». Pero en mi interior me río y digo: «ande el mundo y crezca la especie, que para eso estamos…».”

Es un libro donde uno no para de subrayar e incluso de conocer palabras nuevas, y reconocer expresiones del lenguaje coloquial que siguen usándose. Por ejemplo me sorprendo leer  “que viene el tio Paco con las rebajas” pues yo pensaba que el Paco de ese dicho era Franco y resulta que ya se usaba la frase años antes de su aparición es escena. También me ha gustado conocer la evolución de la palabra hortera que ahora se usa como descalificativo y en el libro define una profesión, los comerciantes de telas. Muy curioso todo. Descubrir tras los pasos de los personajes el Madrid antiguo y callejear por las calles que reconocemos, la cava baja, la calle Pontejos, etc. Llegué a buscar en el mapa el convento de las Micaelas que estaba en el barrio de Tetuán que era las afueras de la ciudad quedando ahora en el centro mismo. Hay incluso una entrada muy interesante  en Google Maps para el Madrid de Fortunata y Jacinta.

En fin que he disfrutado de cada una de sus más de 900 páginas y es el libro con el que estrenaré la sección de recomendados de este año ya que es el único de todos los que he leído en estos meses que recomendaría.

Esta lectura me ha abierto los ojos a Galdós y seguramente lea más de este escritor justamente considerado una de las mejores plumas de nuestra literatura.

Había subrayado montones de fragmentos del libro, todos ellos geniales pero se me ha roto el ebook y no puedo recordarlas todas pero creo que con los que he recordado os podéis hacer a al idea de que nos encontramos ante una obra maestra con mucho sentido del humor.

 

 

 

 

d_cumbres

“Cumbres borrascosas” Emily Brontë

b_cumbresUnica novela de la escritora, fue publicada en 1847 y mi desconocimiento sobre ella era total. Había oído hablar mucho del libro y de las diferentes película que se han hecho. Pero no he visto ninguna y no sabia nada la historia y he alucinado totalmente. Mi incultura sobre este libro era tanta que ni siquiera sabia que eran tres hermanas y pensaba que era un libro escrito también por Charlotte la escritora de “Jane Eyre” total que me he quedado impresionada con la familia Brontë donde todas fueron unos espléndidas escritoras lo que demuestra que con una buena educación y motivación todos somos capaces de contar al menos una buena historia en la vida. Está muy bien la reseña de esta familia que aparece en Wikipedia por si os apetece saber más. http://es.wikipedia.org/wiki/Familia_Bront%C3%AB

El libro me ha enganchado casi desde el principio y cómo no sabía nada de la trama me he ido sorprendiendo enormemente a medida que avanzaba. Menudo historión… Perfecto el  planteamiento de los ambientes tensos y lúgubres de la fría campiña del norte de Inglaterra. La completa descripción de los personajes que veremos evolucionar a lo largo de su vida y de los dramas que se suceden. Una trama compleja y enrevesada de odios, venganzas, amores apasionados y sufrimientos. Es una novela muy intensa que a pesar de estar contada por un narrador vicario, la ama de llaves de la familia, consigue transportarnos con emoción por las vicisitudes de los personajes.

El personaje principal Heathcliff es brutal e impactante y marca la vida del resto de los personajes y ellos en cierto modo también la suya. Los comportamientos de los protagonistas a pesar de ser en muy dramáticos están perfectamente justificados por sus diferentes personalidades todas perfectamente desarrolladas. Una historia impresionante que te hace vibrar y sentir muy cerca las emociones de varias generaciones de dos familias.

La estructura es curiosa porque conocemos a los miembros de la familia en un punto de sus vidas lleno de odio y desesperación  que arranca con la visita del Sr Lockwood, el inquilino de “la granja de los Tordos” y por medio del relato de la señora Dean a este sabremos cómo han llegado a esa situación. Posteriormente conoceremos el desenlace  con el regreso de visitante de granja que ejercerá el papel del espectador con el que nos identificamos los lectores de la historia. Me ha parecido muy natural la elección de la estructura narrativa y además esta muy bien llevada la relación ente la descripción y los conflictos de los personajes de modo que nos vemos arrastrados por la historia sin poder parar de leer con un brillante y redondo final.

Me ha gustado mucho, me ha resultado arrebatadora en la lectura y muy actual porque al tratar de emociones vitales y primarias es muy fácil transportarlo a la época actual. Por otro lado me ha gustado como queda manifiesta la indefensión de la mujer en la sociedad de la época donde las mujeres debían usar todas sus armas para defenderse y aun así complicado… sorprendentes la artimañas de Heathcliff para quedarse con la herencia de la familia.

El estilo es ágil y coloquial dentro del lenguaje de la época y al ser narrado por un miembro del servicio está plagado de anécdotas y comentarios de la formas de vida cotidianas de la época lo que contribuye a que sea una obra que a pesar de su tamaño sea muy entretenida de leer…Se la recomiendo absolutamente a todo el mundo que no la haya leído. IMPRESIONANTE. Un clásico de la literatura que hace honor a su fama.

d-extranjero

El extranjero, Albert Camus.

b-extranjeroDespués de tanta novela ligera me apetecía un clásico y me anime con este libro que pese a su brevedad plantea un personaje totalmente extraño y curioso que supuso toda una revolución en la fecha de su publicación, 1945.

El protagonista es una persona totalmente apática e indolente que parece que pasa por la vida como si todo le diera igual. No se inmuta ante la muerte de su madre, ante su boda o ante una extorsión o asesinato. Un arrebato incomprensible le pone en una situación limite que hace que se le juzgue la sociedad y el es incapaz de defenderse o justificarse y aunque esa experiencia  es la única que le hace sentir algo todo es diluido por su personalidad indolente.

El libro pretende ser una crítica al sociedad mecanizada moderna que anula a los individuos anestesiándoles y separándoles de la realidad. Algo que podría considerarse muy de actualidad.

Un personaje apático pero una novela escrita con maestría, cuidando las palabras y las metáforas como demuestra este fragmento.

“Quedar aquí o partir, lo mismo daba. Al cabo de un momento volví hacia la playa y me puse a caminar.
Persistía el mismo resplandor rojo. Sobre la arena el mar jadeaba con la respiración rápida y ahogada de las olas pequeñas.” (pág. 81)

El personaje es totalmente aséptico y gris e incapaz de sentir empatía, ni ningún tipo de emoción. Parece que se mueve por la vida dejándose llevar por las circunstancias sin imponer su individualidad ni dar su opinión sobre ningún tema. Pero sus reflexiones sobre la vida nos reflejan su forma de ser y de pensar. Como estas lineas sobre su estancia en prisión.

“De todos modos, no se debe exagerar nada y para mí resultó más fácil que para otros. Al principio de la detención lo más duro fue que tenía pensamientos de hombre libre por ejemplo, sentía deseos de estar en una playa y de bajar hacia el mar. Al imaginar el ruido de las primeras olas bajo las plantas de los pies, la entrada del cuerpo en el agua y el alivio que encontraba, sentía de golpe cuánto se habían estrechado los muros de la prisión. Pero esto duró algunos meses. Después no tuve sino pensamientos de presidiario. Esperaba el paseo cotidiano que daba por el patio o la visita del abogado. Disponía muy bien el resto del tiempo. Pensé a menudo entonces que si me hubiesen hecho vivir en el tronco de un árbol seco sin otra ocupación que la de mirar la flor del cielo sobre la cabeza, me habría acostumbrado poco a poco.” (Pag 103)

El titulo de la novela hace referencia por un lado a que el  personaje es extranjero, un francés que vive en Tanger y cuya falta servirá de castigo ejemplar. Por otro lado el protagonista sería un extranjero viviera donde viviera porque su incapacidad de integración y de formar parte de nada hace que sea un bicho raro haga lo que haga. De hecho la sociedad le culpa no sólo por sus obras sino también por su incapacidad de sentir como la mayoría ni de identificarse con sus valores morales y religiosos de los que el carece totalmente.

El único momento de la novela en que el protagonista se exalta  es cuando discute sobre la existencia de Dios con el párroco y que describe perfectamente la personalidad del personaje.

“Nada, nada tenía importancia, y yo sabía bien por qué. También él sabía por qué. Desde lo hondo de mi porvenir, durante toda esta vida absurda que había llevado, subía hacia mí un soplo oscuro a través de los años que aún no habían llegado, y este soplo igualaba a su paso todo lo que me proponían entonces, en los años no más reales que los que estaba viviendo. ¡Qué me importaban la muerte de los otros, el amor de una madre! ¡Qué me importaban su Dios, las vidas que uno elige, los destinos que uno escoge, desde que un único destino debía de escogerme a mí y conmigo a millares de privilegiados que, como él, se decían hermanos míos! ¿Comprendía, comprendía pues? Todo el mundo era privilegiado. No había más que privilegiados. También a los otros los condenarían un día. También a él lo condenarían. ¿Qué importaba si acusado de una muerte lo ejecutaban por no haber llorado en el entierro de su madre? El perro de Salamano valía tanto como su mujer. La mujercita autómata era tan culpable como la parisiense que se había casado con Masson, o como María, que había deseado casarse conmigo. ¿Qué importaba que Raimundo fuese compañero mío tanto como Celeste, que valía más que él? ¿Qué importaba que María diese hoy su boca a un nuevo Meursault? Comprendía, pues, este Condenado, que desde lo hondo de mi porvenir… Me ahogaba gritando todo esto. Pero ya me quitaban al capellán de entre las manos y los guardianes me amenazaban. Sin embargo, él los calmó y me miró en silencio. Tenía los ojos llenos de lágrimas. Se volvió y desapareció.
En cuanto salió, recuperé la calma. “( Pag 171)

Es una historia extraña donde a veces nos sentimos identificados con el protagonista y su pasividad pues para qué exaltarse si las posibilidades de cambiar nuestro entorno y circunstancias son casi nulas, pero por otro lado es tan gris y apático que a mi me pone de los nervios porque precisamente me suele atraer mas la gente emotiva e intensa que vive su vida sintiendo cada instante…con lo que no creo que disfrutase de la compañía de este personaje.

Estilísticamente es una joya llena de preciosas imágenes y un cuidado estilo. Fácil de leer pero plantea una personalidad extraña y diferente. Una novela que te hace pensar. Me ha gustado y la recomiendo a los amantes de la buena literatura.

 

 

d_otra

Otra vuelta de tuerca, Henry James

b_otraCómo cada cierto tiempo me gusta leer una obra clásica en esta ocasión me animé con esta historia de fantasmas y tensión psicológica. Un clásico del género de terror publicado en 1898 que supuso  un cambio en la forma de afrontar estas historias. La novela arranca cómo un relato dentro de otra narración en la que un personaje narra en una noche de cuentos de miedo al calor de la hoguera la historia vivida por una institutriz conocida suya  y la cuenta cómo algo que ha sucedido de forma real hace ya tiempo. Una vez que nos introcimos en la harración es la institutriz la que nos contará las experiencias vivida por ella en primera persona en la mansion victoriana a la que acude para encargarse de la educación de unos niños huerfanos en un entorno ya de por si extraño porque el tutor no quiere saber nada de los niños ni que se le moleste para nada.

Desde que ella llega a la casa se va planteando un ambiente extraño y tenso conociendo al resto del servicio de la solitaria casa y las circunstancias misteriosas en la muerte de los anteriores responsables de los niños. La presencia de la casa y el paisaje brumoso, el ambiente opresivo y lleno de secretos crean el entorno necesario para las apariciones de los fantasmas de esos personajes, en una historia ambigua y confusa donde se nos plantea una historia de apariciones misteriosas y extraños comportamientos en los niños. Pero nunca sabemos si la protagonista ha vivido los hechos tal como los plantea o esta desequilibrada y todo son imaginaciones suyas…

Una historia curiosa en cuanto a su contenido que me he ha resultado demasiado retórica por el estilo narrativo tan de la época en la que fue escrito y que para mi gusto es un poco distante. En las circunstancias en las que pasa todo los personajes me parecen muy controlados. Hacen en cierto modo como que las cosas no están pasando y eso es extraño. Quizás vaya más con el carácter ingles de tratar de evitar las situaciones tensas y comprometidas, pero con ese barniz de normalidad me parece qeu se pierde un poco de impacto en las situaciones más misteriosas. Claro que esa es una opinión muy personal sobre cómo contar historias de miedo. Me gustan mas los cuentos románticos o al estilo de H. P. Lovecraft donde los personajes sufren con la vorágine de lo que les esta pasando. Si  a mí me pasasen las cosas que el pasan a la institutriz  creo que hubiera vivido todo con mucha mas intensidad. Por otro lado puede que esa sea una de las claves de la transcendencia de la obra, pues es gracias a esa indiferencia ante los sucesos extraordinarios cuando nos planteamos de nuevo, si lo que se cuenta es algo real o fruto de una imaginación perturbada.

Me ha gustado. Se lee con agilidad pero no me ha inquietado tanto cómo esperaba.

Por curiosidad esta novela ha servido de referencia e inspiración en numerosas películas cinematográficas. que he sacado de http://es.wikipedia.org/wiki/The_Turn_of_the_Screw

Además, influyó sobre cineastas como Alejandro Amenábar (Los otros), Carlos Enrique Taboada (El libro de piedra) o Narciso Ibáñez Serrador (el capítulo El muñecode las Historias para no dormir).

 

d_madame

Madame Bovary, Gustave Flaubert

b_madameMe gusta cada cierto tiempo retomar a los clásicos porque así uno tiene garantía de éxito en la lectura. En esta ocasión aproveché que lo íbamos a comentar en el Club de lectura de mi pueblo y me apeteció mucho releer Madame Bovary, una lectura que me había impresionado mucho cuando lo leí en mi adolescencia. Es curioso porque mis percepciones del personaje principal Emma han variado con la edad y seguramente si lo leo dentro de veinte años a lo mejor lo veo también de todo modo.

Da miedo hacer una crítica de un clásico tan comentado como este por eso como siempre me centraré en mi visión personal.

El libro te atrapa desde el principio mientras presenta los personajes y sus preocupaciones y sus formas de vida. Las descripciones de los personajes y los detalles son  muy elaboradas y uno se imagina perfectamente cada una  de las situaciones.  En algunos momentos los objetos parecen cobrar vida.

“Los adornos de encajes, los broches de diamantes, las pulseras de medallón temblaban en los corpiños, relucían en los pechos, tintineaban en los brazos desnudos.”(Pág. 55)

El libro precursor del realismo y de la novela moderna trata de romper con los romanticísmos empalagosos y en cierto modo hace lo que Cervantes hizo con El Quijote  mostrando las consecuencias de las lecturas de caballería. Flaubert con esta obra critica las consecuencias de las lecturas románticas en las mujeres creando una novela realista y romántica a la vez.

Emma un joven hermosa y bien educada en un colegio religioso, se casa con un médico de provincias por huir de su vida rural creyendo que así escapará de la monotonía y encontrará su amor apasionado. La imposibilidad de amar y admirar a su marido la provoca una insatisfacción en su vida que la incitará a desear vivir experiencias intensas a través de la infidelidad. Vemos en la evolución del personaje los diferentes sentimientos experimentados ante la atracción que siente inicialmente por León, un joven conocido de la familia. Su deseo de evitar la tentación la llevara a interesarse por la religión, su embarazo o simplemente dejarse llevar por la apatía o la depresión.

Es una novela que refleja muy claramente las pocas opciones de buscar su felicidad que tenían las mujeres de la época. Incluso queda patente en la decepción de Emma al tener una niña y no un hijo cómo ella deseaba.

“Ella deseaba un hijo; sería fuerte y moreno, le llamaría Jorge; y esta idea de tener un hijo varón era como la revancha esperada de todas sus impotencias pasadas. Un hombre, al menos, es libre; puede recorrer las pasiones y los países, atravesar los obstáculos, gustar los placeres más lejanos. Pero a una mujer esto le está continuamente vedado. Fuerte y flexible a la vez, tiene en contra de sí las molicies de la carne con las dependencias de la ley. Su voluntad, como el velo de su sombrero sujeto por un cordón, palpita a todos los vientos; siempre hay algún deseo que arrastra, pero alguna conveniencia social que retiene.

Dio a luz un domingo, hacia las seis, al salir el sol.

–¡Es una niña! – dijo Carlos.

Emma volvió la cabeza y se desmayó.” (Pag. 235)

Con su rechazo, aparta a León y la angustia de haber perdido esa posibilidad de encontrar el amor la hace caer directamente en las manos de Rodolfo, un galán picaflor que no puede corresponder a la intensidad de su amor.

Me llamaron la atención los pensamientos de este personaje justo antes de escribir la carta con la que romperá con Emma y que reflejan perfectamente su tedio ante el amor.

“Vagando así entre sus recuerdos, examinaba la letra y el estilo de las cartas, tan variadas como sus ortografías. Eran tiernas o joviales, chistosas, melancólicas; las había que pedían amor y otras que pedían dinero. A propósito de una palabra, recordaba caras, ciertos gestos, un tono de voz; algunas veces, sin embargo, no recordaba nada.

En efecto, aquellas mujeres, que acudían a la vez a su pensamiento, se estorbaban las unas a las otras y se empequeñecían, como bajo un mismo nivel de amor que las igualaba. Cogiendo, pues, a puñados las cartas mezcladas, se divirtió durante unos minutos dejándolas caer en cascadas, de la mano derecha a la mano izquierda. Finalmente, aburrido, cansado, Rodolfo fue a colocar de nuevo la caja en el armario diciéndose:

–¡Qué cantidad de cuentos!

Lo cual resumía su opinión; porque los placeres como escolares en el patio de un colegio, habían pisoteado de tal modo su corazón, que en él no crecía nada tierno, y lo que pasaba por allí, más distraído que los niños, ni siquiera dejaba, como ellos, su nombre grabado en la pared.”

Ella se entrega en esa relación sin medida perdiendo la perspectiva de su familia y empeñándose en gastos superfluos. Cuando se ve abandonada por Rodolfo no tiene fuerzas para volver a la vida y únicamente un encuentro fortuito con León su antiguo romance la hace recuperarse y sumergirse en una amor loco e impetuoso que no admite errores ni desencantos.

“Acababa de salir desesperada. Ahora lo detestaba. Aquella falta a la cita le parecía un ultraje y buscaba otras razones para despegarse de él; era incapaz de heroísmo, débil, trivial, más blando que una mujer, además de avaro y pusilánime.

Luego, calmándose, acabó por descubrir que tal vez lo había calumniado. Pero la denigración de las personas a quienes amamos siempre nos aleja de ellas un poco. No hay que tocar a los ídolos; su dorado se nos queda en las manos.” (Pag 334)

Impresionante cómo se van desarrollando los acontecimientos y con ellos los personajes mientras ella se va enredando más y más la soga al cuello a costa de perseguir la felicidad se le escapa entre los dedos.

“Se conocían demasiado para gozar de aquellos embelesos de la posesión que centuplican su gozo. Ella estaba tan hastiada de él como él cansado de ella. Emma volvía a encontrar en el adulterio todas las soserías del matrimonio.

Pero ¿cómo poder desprenderse de él? Por otra parte, por más que se sintiese humillada por la bajeza de tal felicidad, se agarraba a ella por costumbre o por corrupción; y cada día se enviciaba más, agotando toda felicidad a fuerza de quererla demasiado grande. Acusaba a León de sus esperanzas decepcionadas, como si la hubiese traicionado; y hasta deseaba una catástrofe que le obligase a la separación, puesto que no tenía el valor de decidirse a romper.” (Pag 345)

Lo mejor del libro es como se describen perfectamente todos los personajes de la novela. Perfiles de una sociedad provinciana preocupados por prosperar y el qué dirán.

En el club de lectura el personaje de Emma fue duramente criticado por su superficialidad, cobardía y egoísmo y sin embargo a mi me parece que de toda la novela es el único personaje que se implica en tratar de alcanzar su felicidad  y en tratar de cambiar las cosas que no le gustan de su vida. Me parece el más sincero consigo mismo y vital de todos. Si bien es atolondrada y no sopesa bien las consecuencias de su actos, creo que afronta sus decisiones con valentía y optando por vivir la vida con intensidad, tratando de huir de la mediocridad y la monotonía. Y quién no ha experimentado alguna vez ese sentimiento de insatisfacción vital que hace que nos identifiquemos con ella en cierto modo.

Es un libro que yo recomiendo leer a todo el mundo. Entretenido y profundo en muchas de las reflexiones que pone en boca de sus personajes y que refleja muy claramente la forma de vida de una época pero que sin embargo se mantiene en constante actualidad. Una novela psicológica que plantea  temas tan profundos como la insatisfacción, el adulterio, el amor, el sentimiento de culpa, la usura, la hipocresía social, la depresión o el suicidio.

d_grandes

Grandes esperanzas, Charles Dickens

b_grandesTenía muchas ganas de leer otro libro de Dickens después de lo mucho que me gustó Historia de dos ciudades, así que me animé con Grandes esperanzas y en mi caso me temo que tenía demasiadas puestas en este libro porque lamento decir que no me ha gustado tanto como esperaba. Por ello quizás he tardado tanto en leerlo y me he retrasado un poco con la reseña.

Publicado en 1860-61 es una de las últimas obras del escritor que moriría 10 años después. Es un libro largo, algo habitual en las novelas de Dickens que en su mayoría se publicaban por entregas pero me ha parecido que no tiene el mismo ritmo trepidante que “Historia de dos ciudades” publicada un año antes y la verdad es que me he aburrido un poco y estaba deseando terminarlo.

En esta novela seguimos las peripecias de  Pip, un chico huérfano que malvive en una aldea  con su hermana y su cuñado, y que ve cambiar su futuro  gracias a  un misterioso benefactor que desea convertirlo en caballero y le llenará la vida de Grandes Esperanzas.

Lo mejor del libro los diferentes y variopintos personajes que aparecen,  su cuñado el bondadoso y sencillo herrero Joe que le protege desde la infancia, la dureza de su hermana, los fugitivos de la prisión cercana, el ambiente provinciano e hipócrita de la aldea. Las diferencias con las clases superiores cuando el niño  entra en contacto con la señorita Havisham, loca de amor y decepción , el frío y escalofriante abogado Sr. Jaggers, la decadencia de la juventud adinerada, la estampa sucia de Londres, la situación de las cárceles y otros muchos personajes interesantes que acompañan al protagonista en esta historia que fundamentalmente presenta el cambio de vida de personaje y que sirve para reflejar diferentes y estrafalarios cuadros de la sociedad victoriana de mediados del XIX.

Un libro interesante por el modo de escribir de Dickens irónico y con un toque de sentido del humor, así como las expresiones propias de esa época pero en cuanto a la adicción de la historia en este caso a mi no me ha enganchado demasiado y me ha resultado bastante predecible. Así que si no habéis leído nada de Dickens no recomiendo empezar por este, me ha gustado mucho más con diferencia “Historia de dos ciudades”. De todos modos seguiré leyendo a este autor.

d_pepita

Pepita Jiménez, Juan Valera.

b_pepitaPublicada en 1874 se considera la obra cumbre de este escritor donde se concentran sus principales inquietudes; los conflictos amorosos y religiosos, y sus preocupaciones estéticas por lograr una obra bella, Valera creía que «una novela bonita debe embellecer las cosas, iluminándolas con luz que tenga cierto hechizo». Escrita con un lenguaje culto los personajes reflejan los profundos conocimientos clásicos del escritor en multitud de referencias.

En esta historia vemos la progresión del personaje Don Luís de Vargas un señorito andaluz que es educado por su tío en un entorno religioso para evitar la mala influencia de su padre mujeriego y vividor. El protagonista a sus 22 años se siente  convencido de su vocación religiosa y ansioso por ordenarse sacerdote para adoctrinar por el mundo, pero antes de ello, debe visitar unos días a su padre en su pueblo de Andalucía. Allí se despertarán sus sentidos a la vida, la naturaleza y la belleza de una mujer prohibida para él, lo que le provocaran una profunda crisis existencial.

La novela se presenta como un conjunto de papeles encontrados por casualidad en un archivo y que cuentan una historia supuestamente real donde el escritor parece que sólo es un mero transcriptor. La novela tiene una estructura diferenciada en tres partes.

pepita 2

Una primera parte epistolar de planteamiento en la que por medio de las cartas que Luis escribe a su tío, el Dean nos muestran en primera persona la evolución interior del chico y nos presenta los personajes y su entorno con un estilo devoto y contenido.  Nos va contando como ha sido la vuelta a sus raíces, a la relación con su padre y sobre todo sus impresiones al conocer a la mujer que pretende su padre, Pepita Jiménez. Una joven viuda dechado de recato y virtudes, que poco a poco se va haciendo con el inocente corazón del protagonista, con su consiguiente crisis religiosa y conflicto moral, por la traición al sentido de su vida, a Dios y a su padre, al enamorarse de su pretendida. En cada carta vamos notando como aunque el no lo quiere admitir cada vez está mas fascinado por Pepita y cómo sin querer, entre ambos va surgiendo el amor. A medida que avanzamos descubrimos que el protagonista va abandonando el misticismo y espiritualismo inicial para irse impregnando de las fuerzas de la naturaleza y rindiéndose al amor a pesar de sus reticencias. El sentimiento de culpa y la presión por el deber y el querer, se van haciendo cada vez más patentes.

Las descripciones que el protagonista hace de los campos de Andalucía, la naturaleza, las flores y los aromas son maravillosas, te inundan los sentidos y te dejan preparado para caer en cualquier tentación. Vemos como el personaje va entrando en ebullición por momentos.

Una segunda parte narrada en tercera persona, cuenta el nudo de los acontecimientos con buen ritmo y sentido del humor, los personajes se vuelven marionetas  y se dejan llevar. Aquí conocemos mejor a Pepita que resulta ser una mujer muy pasional y comprobaremos que nuestro protagonista que parecía una mosquita muerta, resulta no serlo tanto. Es una parte muy entretenida, en la que pasan muchas cosas y donde comprobaremos que no todo es tan inocente como parece.

En una parte final de desenlace volvemos a la correspondencia, esta vez mantenida entre el padre de Luís y su tío donde nos aclaran como acaba la historia. Este desenlace me ha encantado porque demuestra la inteligencia, tolerancia y amor del padre y el tío. Algo que en principio podría parecer que no fuera así. (si fuera Shakespeare ejjeje esto acabaría de otra manera.)

En el libro me ha parecido ver romanticismo y realismo a la vez, en un entorno natural idealizado y con cierta intención moralizante plasmando principios de tolerancia, búsqueda de la verdad interior, defensa del amor romántico, e importancia  de la vocación religiosa verdadera… Presenta también una visión de los ideales de perfección masculina y femenina de la época en la figura de los protagonistas.

Me ha gustado leerlo y aunque al principio me costó un poco conectar con el personaje y sus conflictos religiosos, por el estilo erudito y rebuscado de las cartas, poco a poco te vas metiendo en la evolución del personaje  y descubres una bella historia donde triunfa el amor romántico por encima de otras prioridades sociales. Preciosas las descripciones de la naturaleza, me encantaron.

Por si alguien quiere profundizar en el texto hay un estupendo estudio sobre el lenguaje empleado por Valera en Pepita Jiménez  en http://angarmegia.com/pepita_jimenez.htm

Por otro lado Isaac Albéniz compuso una ópera sobre esta novela.  Podéis oír algunos fragmentos cantados por diferentes tenores en Youtube

Julián Molina 1967 http://www.youtube.com/watch?v=yUItP2HT4N4

Alfredo Kraus en “Pepita Jiménez” (1964) ( No se oye muy bien) http://www.youtube.com/watch?v=sjoolfS4rmQ&feature=related

Placido Domingo in Pepita Jiménez “Love moves by night” ( Inglés) http://www.youtube.com/watch?v=ZVxPMFgEaCw