la-ligereza-de-la-grava-2

La ligereza de la grava, Ricardo Roces

Opinion Resumida

La ligereza de la grava de Ricardo Roces es una novela irónica y divertida donde de forma satírica el autor da un repaso a la sociedad a través de sus personajes que logran demostrar que el dinero no da la felicidad aunque pueda facilitarnos mucho la vida. Un cúmulo de situaciones surrealistas nos hacen disfrutar de una lectura ligera y entretenida.

La ligereza de la gravaUna novela para reírse de la vida y de la muerte

Aunque últimamente no tengo mucho tiempo para leer me animé a leer la novela de este escritor novel porque me hizo muchas gracia su carta de presentación e imaginé que si la novela mantenía ese estilo me iba a divertir. Y ya os adelanto que no me equivoqué, la novela “La ligereza de la grava” ha conseguido que me riera y sonriera en numerosas ocasiones. Es irónica, original y tiene muy buen ritmo. Los personajes están bien perfilados y sus diálogos en ocasiones me han resultado desternillantes.

No quiero desvelar mucho de la trama porque ir descubriéndola es parte de su encanto y sorpresa. Por ello me permito copiar el texto que usó el escritor para presentármela y que refleja el tono sin revelar demasiado.

“En la tradición de la novela humorística clásica, “La ligereza de la grava” cuenta la historia de Anselmo Queralt, uno de los hombres más poderosos del país, recién cumplidos los setenta años, que ahora se encuentra en lo alto de un puente, dispuesto a acabar con su vida. Lo tiene todo y, no obstante, siente que no ha conseguido nada. Es entonces cuando aparece Edurne, una insoportable mujer que cambiará todo. Aunque las cosas no son lo que parecen a primera vista y este encuentro provocará una serie de imposibles situaciones que acabarán con toda la civilización al borde del colapso por culpa de tres misteriosos personajes y un bocadillo de sobrasada con pimientos.”

En esta novela con tono muy divertido se nos muestra que siempre deseamos lo que no tenemos y cómo a veces somos felices simplemente saliendo de la monotonía de nuestras vidas.

“Estaba bebiendo sangría con mucho hielo, también fumaba un pequeño purito importado de Cuba, un cilindro fino de hojas prensadas y sabor tosco. La sangría no estaba mal, pero el purito tenía cierto saborcillo a asfalto viejo. Y eso que ella nunca había lamido una carretera. El problema era que la combinación de ambos placeres no conseguía reconfortarla. Eso y el aburrido libro. ¿En eso se había convertido su vida? Un discurrir de placeres que solo conseguían aburrirla un poco más a cada paso que daba. Quizás por eso había tantos millonarios llorando en el asiento trasero de tantas limusinas. Ser rico era un auténtico coñazo.” (Pág 130)

La ligereza de la grava

Los personajes están bien desarrollados sobre todo los principales, entre los que me ha gustado especialmente Edurne, una mujer ordinaria e irreverente que tiene una muy particular forma de ver el mundo y que logrará poner patas arriba todo lo que la rodea.

En la novela además irán apareciendo distintos personajes a cada cual más curioso desarrollados con menos profundidad pero representan a los  diferentes sectores de la sociedad y que nos harán reflexionar en tono irónico sobre la riqueza, el oportunismo, el peso de la fama, la prensa, la venganza o la muerte.

Pero siempre desde el a perspectiva del humor y de una obra ligera, algo a lo que puede hacer referencia el título. “La ligereza de la grava” creo que puede ser una metáfora de lo mucho que a veces nos afectan cosas que luego no son tan importantes en la realidad.

Opinión personal

El estilo es ligero y divertido, con diálogos provocadores y sin tabúes  sobre todo porque Edurne es bastante anarquista y no tiene pelos en la lengua, lo que se acrecienta cuando se ve podrida de dinero. Algunas de las situaciones que se plantean con esta mujer son de lo más esperpénticas y son  las que a mi me han divertido mas.

Aunque en general me ha parecido muy graciosa la novela, al final me parece que se hace un poco larga y quizás pierde un poco de ritmo en la resolución que sin embargo deja muy bien cerrada y rematada….quizás demasiado para mi gusto.  Pienso que no hacía falta tanto epílogo y hubiera sido mejor dejar algo para la imaginación de los lectores, pero eso por su puesto es una opinión muy personal.

En resumen me parece una obra muy prometedora. Muy divertida en un género que me parece muy difícil. Su fuerza reside en la frescura de los diálogos que me han parecido de lo mejor de la novela. Una trama original que en alguna ocasión me ha recordado a “Las intermitencias de la muerte” de Saramago. Por su puesto salvando las distancias. Porque esta novela no pretende alcanzar la profundidad de Saramago en sus obras, pero si que ha habido algunas cosas que me la han recordado. 

Me ha gustado, así que se la recomiendo a todo el mundo que le apetezca pasar un rato divertido con unos personajes muy particulares.  Por otro lado decir que la portada me ha gustado mucho  me parece muy acertada para la temática y tono de la novela. 

Datos de interés

Si queréis conocer más de autor podéis visitar su blog en https://ricardoroces.wordpress.com

También podéis encontrar la novela en Amazon

 

 

los-buddenbrock-2

Los Buddenbrook, Thomas Man

“Los Buddenbrook de Thomas Man es una novela que describe con realismo una familia burguesa alemana a lo largo de tres generaciones durante el siglo XIX. Está muy bien escrito pero tanta descripción a acabado aburriéndome”

los-buddenbrock He tardado en escribir reseñas porque llevo prácticamente un mes leyendo este libro de casi 800 páginas y que he logrado terminar porque era para el club de lectura al que pertenezco y no quería ir sin los deberes hechos.

Este clásico de Thomas Man que escribió con 25 años, publicado en 1901  y por el que recibió el Premio Nobel en 1923, fue una novela de gran éxito de ventas en su momento. Ha sido libro de lectura obligada en muchas escuelas porque refleja de forma muy realista la forma de vida de una familia comerciante. Cada momento está descrito con multitud de detalles, el aspecto de los personajes, la ropa que vestían, sus costumbres y preocupaciones, cómo decoraban las casas, hasta los menús que servían para comer.

Llegamos a conocer bien a cada personaje de la familia y aunque al principio la historia me enganchó fui perdiendo fuelle al ver que no conseguía emocionarme con las cosas que les pasaban a los personajes. Las cosas típicas de la vida en una familia que llega a su momento de esplendor y posterior declive, todo ello descrito minuciosamente.

De todos los miembros de mi club de lectura fui casi de las únicas que no disfrutó con su lectura. La mayoría disfrutó con las descripciones y detalles y la consideraron una obra magnífica. Lo digo porque mi opinión como siempre es personal y aunque reconozco el estilo de un buen escritor a nivel narrativo acabé aburrida de los personajes, las cosas que hacían y lo que les pasaba.

La narración es distante y aséptica de manera que el autor no juzga, sólo nos cuenta con realismo fotográfico los personajes y su historia y pone en sus pensamientos los conflictos personales. Esos momentos, cuando los personajes se encuentra en un dilema existencial, me han resultado precisamente los pasajes más interesantes. El resto de las profusas descripciones me han acabado pareciendo pesadas y demasiado detallistas.

Sin embargo si me han llegado algunos pasajes deliciosos de las escapadas a la playa, donde los personajes se liberan en cierto modo del rigor social y las descripciones se llenan de emoción y poesía. También destaco la descripción de las emociones del heredero de la familia cuando disfruta con la interpretación de su música  hasta el punto de dejarle extenuado. Nosotros sentimos a través de la descripción cada una de sus emociones. Una pena que no haya mas momentos apasionados en la novela.

La historia  gracias a su enorme tamaño plantea multitud de temas e intereses cotidianos que reflejan perfectamente la forma de vida. Ese es precisamente su mayor valor literario. El costumbrismo que nos traslada de lleno a esa época. Entre los muchos temas que se tocan destaco los más importantes.

Por encima de todo nos muestra los deberes familiares donde cada uno  adopta  el papel que le está destinado para honrar a la familia y al proyecto común de la empresa. La familia y el negocio están estrechamente unidos y no se entiende uno sin el otro. La novela refleja muy bien el espíritu mercantilista de progresar por el esfuerzo pero a la vez el esnobismo de la clase burguesa que se diferencia de la clase obrera y su rechazo ante la aparición de los primeros movimientos sociales. El orgullo de clase y su labor ciudadana en la mejora de las ciudades y sus infraestructuras.

El pobre papel de la mujer en la sociedad donde su destino es casarse y ser madre con casi ningún poder de decisión ni en su vida privada. El matrimonio obligado y entendido como un negocio con una dote establecida. Los problemas sociales derivados para las mujeres de los matrimonios fracasados. Nos muestra cómo era visto el divorcio en la época en la que a pesar de ser posible suponía una degradación social aunque estuviera justificado.

También se toca el tema de las relaciones entre padres e hijos. Las expectativas que tienen los padres sobre los hijos que sienten el peso de un padre triunfador que le exige por encima de sus interés y posibilidades. El sistema de educación, los colegios, la medicina. La concepción social de las artes, el teatro, la música consideradas profesiones de segundo nivel. El problema de nacer con demasiada sensibilidad en una familia comercial.

Esa presión social que impide a las personas hacer lo que desean es lo que vemos a lo largo de la novela. Uno no puede casarse con quien quiere, ni estudiar lo que quiere, ni hacer lo que desea. Eso es lo que al final me ha acabado pesando más en la lectura, que es totalmente castradora y pesimista. La ausencia de rebelión y emociones. Las cosas que les pasan son tan cotidianas y planas, Los personajes son tan aburridos y convencionales que me ha parecido que no terminaba nunca.  Creo que eso no ha contribuido a la lectura, no es una obra para leer con prisas ni plazos de tiempo.

De todos modos está claro que el realismo no es mi género. Cuando leo busco evadirme en una historia que me emocione y me haga escapar de la monotonía diaria y desde luego esta novela ha conseguido convertir la monotonía un clásico de la literatura.

Sólo la recomiendo para amantes de la literatura clásica, el realismo  y a lectores curiosos.

Se han hecho varias adaptaciones cinematográficas de esta novela. En 1953, 1959 se pueden encontrar varias versiones en Amazon

La última adaptación se hizo en 2008 http://www.filmaffinity.com/es/film894766.html

De momento se puede ver en youtube en este enlace.

 

d_orilla2

En la orilla, Rafael Chirbes

b_orillaTenía muchas ganas de leer esta novela por todas las buenas recomendaciones que había oído de ella. Y la verdad es que me ha parecido una obra maestra. Una novela que  podría considerarse más un ensayo o una reflexión social de la España de los últimos años. La historia de nuestro país vista desde una distancia política que refleja de forma incisiva cada situación al margen de bandos. Analiza las relaciones humanas desde las reflexiones de los protagonistas. Es una crónica intima de nuestra sociedad y sus evoluciones desde  la actualidad retrocediendo hacia el final de guerra, la transición, los felices 80 y 90, el boom inmobiliario y las crisis. Sobre todo la crisis que nos hace de pronto poner a todos los pies en la tierra. Cuando los sueños de prosperidad explotan como pompas de jabón y la realidad se antepone con su crudeza.

Es un libro maravillosamente escrito, fácil de leer por su estilo pero complejo por las continuas reflexiones de los personajes y el ambiente claustrofóbico y deprimente. No hay muchos personajes en la novela, pero en ocasiones claves, el autor nos  cambia el punto de vista a la mirada subjetiva  de algunos de ellos para reflejar sus intrínsecas preocupaciones y así dar un repaso total de nuestra sociedad. Con esta técnica podemos conocer las reflexiones de los inmigrantes tanto árabes como sudamericanos y sus diferentes preocupaciones y circunstancias. La situación de las mujeres oprimidas por sus parejas, la desidia en las relaciones y sobre todo las implicaciones que las relaciones de familia entre padres e hijos pueden provocar en la personalidad de los personajes. La relación entre el protagonista y su padre con el que vive toda la vida. Sus odios y afectos, los trapos sucios de esas y otras situaciones familiares serán analizados con la mirada certera del escritor.

Y sobre todo habla de la especulación, el tráfico de influencias, los abusos en las épocas de abundancia, de la apariencias, del sexo, las drogas y buena mesa, de yupis de medio pelo o promotores sin escrúpulos que agotaron la teta de la que mamaban para que los demás sufran las consecuencias. Reflexiones sobre internet y las relaciones virtuales, la vejez y la decrepitud. Y sobre todo la crisis y el paro como ejes centrarles de la obra que marcan la vida de los personajes.

Es una obra incisiva, crítica, donde cada frase refleja el sentimiento de frustración popular. Ya casi ni indignación solo desesperanza. Increíblemente actual podría decirse que es el sentir popular de los últimos años de este país.

El libro que me fascinó desde las primeras letras por su estupendo estilo  al final me ha resultado algo duro de terminar por la falta de un hilo narrativo más poderoso. Una trama con más acción. En la obra no pasa casi nada solo vemos pasar la vida de los personajes y sus reflexiones en el día a día. Las ilusiones con el amor perdido, las relaciones humanas, el éxito o sus decepciones con las vueltas de la vida. El libro es como un testigo fiel de todo lo que hemos pensado pasado alguna vez.

No he parado de subrayar fragmentos que me han llamado la atención. Trataré de rescatar los más breves para la reseña pero serán pinceladas de una obra llena de reflexiones impresionantes y bastante sombrías. Si no os gustan las citas saltaoslas directamente.

“La vida humana es el mayor derroche económico de la naturaleza: cuando parece que podrías empezar a sacarle provecho a lo que sabes, te mueres, y los que vienen detrás vuelven a empezar de cero.” (Pág. 17)

En concreto esta reflexión me dejó impresionada por su acidez y su punto de certeza. Necesitamos tener la autoestima siempre en forma para sobrevivir.

No te rías, Francisco. Te suicidas porque eres quien eres y no quien quisieras ser, te pegas un tiro porque no te soportas. Por puro odio. Para resistir, para seguir vivo, hace falta una buena dosis de idealismo. Capacidad para mentirse. Sólo sobreviven quienes consiguen creerse que son lo que no son.” Pag 52.

“la felicidad la sientes cuando piensas que va a llegarte, la presientes, luego resulta que pasa de largo, se te escapa, ya no está” (Pág. 182)

en-la-orillaEn la novela ademas se trata el tema del sexo con mucha sinceridad y sin tapujos. Impresionantes párrafos, literarios y brutales a la vez. Como una conversación que hace referencia al cuadro  “El origen del mundo” o las relaciones sexuales en internet y que no transcribo  porque son demasiado extensos y por no herir sensibilidades  aunque me han sorprendido por su transparencia.  Si pongo este otro que es un poco mas suave y puede dar una idea de la linea general de esa conversación.

“Creo que era un viejo filósofo francés quien decía que cuando uno expresa lo mucho que ama a la señora marquesa, lo que la aprecia por lo inteligente que es —qué armonía se revela en sus movimientos y qué ideas tan extraordinarias y qué sensibilidad tan exquisita exhibe—, lo que está queriendo decir es que está loco por follársela por acá y por allá como si fuera una perra. Algo de eso hay. Confundimos la simpatía o la piedad con el deseo, creemos que deseamos acunar, proteger, cuando lo que queremos es entrar, violar.” (Pág. 107)

Y las reflexiones del personaje sobre la vejez y la descripción de decrepitud del cuerpo son igual de brutales.

Son viejecitos como yo, hogazas de pan, morcillas hinchadas, o dobles de Drácula en una película de serie B, delgadez grisácea, o amarillenta, arrugas verticales cruzando el rostro; provisión de calvas, mellas, desproporcionados dientes falsos y canas. Próstatas destrozadas, las huellas de las sesiones de radioterapia inscritas en la falta de brillo de la mirada, y en el aguzamiento de esos ojos pequeños y espantadizos que miran con precaución no vayan a tropezarse con la muerte. Caras de judíos pasados por el Auschwitz de la medicina contemporánea.(pag 145)

Tambien muy lúcidas esta reflexión sobre el paro y lo que transforma nuestras vida.

“Nunca se te ocurre pensar que las cosas no son eternas y pueden cambiar de un día para otro. Cómo se te va a ocurrir que tu infierno pueda ser quedarte fuera de la maldición de Yahvé, en un lugar que está en el exterior de las páginas del libro de anotaciones de pedidos, del bloc de albaranes, lejos de las máquinas y las herramientas, y que es inversa expresión contemporánea de la maldición bíblica: No podrás ganarte el pan con el sudor de tu frente. Un pliegue diabólico e inesperado. Descubres la irritante placidez de las mañanas sin despertador, el día como una pradera que se extiende hasta el horizonte, tiempo sin márgenes, paisaje sin accidente que lo acote, ningún rebaño pasta en esa extensión que se te hace infinita, no avistas la figura de ningún edificio, la silueta de un árbol. Tú solo caminando en la nada. El infierno como almacén desamueblado, silencioso hangar en el que reina un tremendo vacío.” (Pág 190)

Por ultimo una reflexión de uno de los personajes sobre las mujeres para casarse y las mujeres para el sexo que comparten demasiados hombres.

—Resulta difícil estar enamorado de una mujer y hacer algo de provecho. La ansiedad te come. No conviene emparejarte con una mujer que te cueste esfuerzo conseguir, eso es condenarte a pasar escalando el Everest el tiempo que te queda de vida. Tienes que aferrarte a la que puedes conservar sin pelear demasiado. Las tías buenas se las paga uno. Por unos cuantos euros tienes una rusa de dieciocho años de esas que no ves ni en el cine. Follas, pagas, y te vuelves a casa para cenar con la familia, con tu mujer, que cocina bien y folla mal, pero que no piensa en separarse de ti, entre otras cosas porque nadie la mira con demasiado interés. Ella va a las reuniones de padres en el colegio, controla las ampas, las aplas, todas esas asociaciones que ni sé cómo se llaman, esos servicios, esa jerga, la broza socialdemócrata que los del pepé copian entusiasmados porque suena a moderna familia responsable y feliz y también un poco a Opus, y lleva los niños a raya, y sabe elegir el más efectivo detergente en Mercadona, y el mejor queso y el mejor foie gras cosecha propia en Mantequerías Manglano. Te plancha las camisas y te cose los botones. O sabe cómo hay que darle las órdenes a la criada que, para efectuar esos trabajos, ha elegido después de exponerla a más pruebas que a un deportista olímpico. Eso es lo que uno necesita, porque hace falta mucho valor para convivir con una mujer que te supera y te obliga a poner a cocer las acelgas y a tender la ropa, y, además, es insaciable en la cama y te folla hasta dejarte seco. Menuda trabajera. Eso no lo soporta nadie. (Pág. 252)

Y así podría seguir destacando párrafos y párrafos pero no quiero destripar un libro genial que creo que se debe leer en el momento adecuado. Es un libro para reflexionar, que refleja la conciencia social de nuestros tiempos. Lo recomiendo aunque no es una lectura amable sino bastante depresiva al mostrar las cosas tal como son para tanta gente.