Instrumental

Instrumental, James Rhodes

“Instrumental de James Rhodes es la autobiografía de un músico que sufrió abusos sexuales durante la infancia. Esa experiencia marcó su vida llevándole al borde de la locura y el suicidio. En la obra y nos cuenta cómo gracias a la música consiguió superar su drama personal. Es una narración sincera y dura pero muy interesante. Me ha gustado mucho”

InstrumentalInstrumental, una autobiografía muy sincera

Normalmente sólo leo narrativa de ficción pero en esta ocasión había oído hablar tan bien de este libro que tenía muchas ganas de leerlo. Es un libro genial y no me ha defraudado.  James Rhodes es un pianista británico que ha tratado de revolucionar la industria de la música clásica y la forma de transmitirla. Su objetivo es acercarla a todo tipo de personas sacándola de su ambiente elitista. Es un músico de música clásica que se comporta y habla como un músico de rock. Con decir que la frase con la que empieza el libro es “La música clásica me la pone dura.”  ya entendemos el tono directo del resto de la obra. Trata llevar ese lenguaje irreverente a la música clásica para desencorsetarla y acercarla a la sociedad, con las interpretaciones en directo mas informales y explicando al público porqué toca determinada pieza.

Brutal, directa e impresionante

Antes incluso de que empiece el libro podemos leer un breve resumen de su historia. Este párrafo nos da las claves para entender como está escrita esta obra, sin pelos en la lengua.  Con una sinceridad que no oculta ni sus más profundas miserias. A corazón y alma expuestos ante los lectores lo que puede resultar brutal a algunas personas demasiado sensibles. La cita es la siguiente.

Me violaron a los seis años.

Me internaron en un psiquiátrico.

Fui drogadicto y alcohólico.

Me intenté suicidar cinco veces.

Perdí la custodia de mi hijo.

Pero no voy a hablar de eso.

Voy a hablar de música.

Porque Bach me salvó la vida.

Y yo amo la vida.

Estas palabras resumen la esencia de Instrumental.  Explorando su drama e historia personal pretende también transmitirnos su amor por la música que supuso su salvación. Con su obra trata además de denunciar las violaciones infantiles, ayudar a la gente a superar sus problemas. Tres objetivos importantes y que creo que logra. Por ello a pesar de su dureza, es una novela que merece la pena leer.

Rhodes dice las cosas tal como las siente, e incluso más fuerte si es necesario, para poner el acento en lo brutal de su propia vivencia. No recurre en ningún momento a eufemismos, sino más bien lo contrario, ya que busca impactar al lector.

Su estilo literario es directo en incisivo. Utiliza metáforas muy visuales e impactantes y su lengua es como un bisturí que disecciona y analiza cada tema que trata. Es un libro muy entretenido e incluso divertido a pesar de tratar temas muy dramáticos precisamente por su tono irreverente.

Es una obra que habla por si misma por eso no he podido evitar subrayar muchos pasajes a la hora que los iba leyendo y me ha costado elegir cuales destacar. Por eso en esta ocasión voy a hacer muchas citas algunas un poco largas pero es que me han parecido que merece la pena incluirlas en la reseña.

Evidenciar un problema social.

Lo más destacable del libro es el profundo rechazo ante la violación infantil y refleja cómo una experiencia de ese tipo puede “joderte la vida” hasta el punto de generar todo tipo de traumas, complejos y psicosis de la personalidad.

Es impresionante y duro este fragmento. No lo leáis si sois muy impresionables pero es algo totalmente cierto.

“Abusos. Menuda palabra. Violación es mejor. Abusar es tratar mal a alguien. Que un hombre de cuarenta años le meta la polla por el culo y a la fuerza a un niño de seis años no se puede considerar abuso. Es muchísimo más que un abuso. Es una violación con ensañamiento, que provoca múltiples operaciones, cicatrices (internas y externas), tics, trastorno obsesivo-compulsivo, depresión, ideación suicida, enérgicos episodios de autolesiones, alcoholismo, drogadicción, los complejos sexuales más chungos, confusión de género («pareces una chica, ¿estás seguro de que no eres una niña?»), confusión sexual, paranoia, desconfianza, una tendencia compulsiva a mentir, desórdenes alimenticios, síndrome de estrés postraumático, trastorno disociativo de la personalidad (un nombre algo más bonito que le han puesto al síndrome de personalidad múltiple), etcétera, etcétera, etcétera.

De un día para otro, literalmente, pasé de ser un niño lleno de vida que bailaba, que daba vueltas, que reía, que disfrutaba de la seguridad y las aventuras que le brindaban un colegio nuevo, a ser un autómata aislado, de pies de cemento, apagado. Aquello fue una conmoción inmediata, como ir caminando tranquilamente por un camino soleado y que de pronto se abra una trampilla y caigas a un lago helado.

¿Queréis saber cómo arrebatar a un niño todo lo que le hace ser niño? Folláoslo.

Folláoslo de forma continuada. Pegadle. Dejadlo inmovilizado contra el suelo y metedle cosas en el interior del cuerpo.” (Pág 28)

Tolerancia cero ante ese tipo de abusos. Es muy acertada la forma en que critica la hipocresía de la sociedad a la hora de usar modelos cada vez más jóvenes, niñas pintadas como reclamo sexual. O extrañas justificaciones a comportamientos imperdonables.

La música como salvación

Otro de los temas claves de Instrumental es el amor por la música y cómo esta ha sido la tabla de salvación en numerosas ocasiones de su vida. Este amor por la música se plantea al principio de cada capitulo que se inicia con una fragmento de música clásica y una introducción del autor sobre porqué a elegido esa pieza y algo de información sobre el compositor o las circunstancias en la que fue compuesta. Además el escritor ha creado una playlist que se puede encontrar en internet para oír mientras leemos cada capítulo. Me han resultado muy interesantes estas recomendaciones musicales.

La infelicidad

En el libro explica como llegó a los momentos más oscuros y críticos de su vida. También analiza cómo fueron los diferentes tratamientos a los que se sometió y sus problemas. es muy interesante la crítica que se hace de la sociedad que nos incita a ser infelices de manera que no nos aceptemos tal como somos.

“Toda nuestra identidad cultural se basa en no ser lo bastante buenos, en necesitar continuamente cosas que sean más brillantes, más rápidas, más pequeñas, más grandes, mejores. El sector publicitario gana una fortuna gracias a esto, las industrias farmacéutica, del tabaco y del alcohol también hacen caja. Antes la gente era más feliz. Mucho, mucho más. En épocas de racionamiento, tremendas dificultades económicas y guerra, la sociedad vivía una situación emocional mejor, estaba más unida y sus miembros más realizados que nosotros con nuestros iPhones de los cojones y nuestros paquetes de fibra óptica y banda ancha.” (Pág 218)

Temas tabúes

Se tocan muchos temas problemáticos como el suicidio. Que se contempla como una opción válida para muchas personas y se analiza desde distintos puntos de vista.

También se trata el controvertido tema de las autolesiones. Unos episodios que impresionan mucho por la sinceridad con la que están planteados. El siguiente párrafo es super visual y explícito.

“Es lo que tienen las autolesiones: no solo te colocan, sino que también te permiten expresar el asco que te inspiran el mundo y tu persona, controlar el dolor, disfrutar del ritual, de las endorfinas, de esa violencia sórdida, bestial y ejercida contra uno mismo en privado, y no hacer daño a ninguna otra persona. Aquello era como tener una aventura sexual especialmente obscena, aunque sin gastarte una fortuna en habitaciones de hotel, sin tener que traicionar a tu mujer ni limpiar como un forense el móvil y el buzón de entrada del correo.”

Las relaciones de pareja

Me han gustado mucho tambien los pasajes que hablan de las relaciones de pareja. De cómo  explica que la única forma de que funcionen es trabajando en común para que funcione. Asumiendo que siempre nos equivocamos es la forma de salvar las relaciones de pareja. Es un fragmento un poco largo pero no he querido cortarlo porque me parece que refleja perfectamente lo que prentende.

“(…)los hombres desean mujeres más jóvenes, más prietas, más guarras, más guapas, más atractivas y más delgadas. Las mujeres desean mayor seguridad: hombres más ricos, más emotivos, más fuertes, empáticos, comunicativos y seguros de sí mismos. Es una mierda, pero esto forma parte de la base de nuestra sociedad. Si en este momento estás con alguien a quien quieres y ambos aspiráis a durar, hay unas cosas sencillas que debéis hacer y que os garantizarán en buena medida una relación feliz y prolongada.

En primer lugar, te equivocas. Da igual respecto a qué; si sabes que tienes razón, si todos tus amigos te dicen que la tienes, te equivocas. ¿A él se le ha olvidado vuestro aniversario y te has enfadado? Te equivocas al enfadarte. Cierra el pico. ¿Ella no deja de quejarse de todo el tiempo que le dedicas al trabajo y te atosiga con este tema hasta que te cabreas con ella? Te equivocas. Deja de ser un imbécil. Lo que más deteriora una relación es tratar de salir ganando. Rumi, un gran poeta persa, escribió: «En algún lugar del exterior, más allá de las ideas del acierto y del error, hay un jardín. Nos vemos en él». ” (pág 218)

(…)Alégrate de equivocarte. Adopta la siguiente postura: «Tengo que currármelo mogollón para compensar que siempre me estoy equivocando, a ver si así ella me perdona», y te irá de maravilla. Vive cada comida|excursión|conversación|paseo juntos como si fuera la primera cita con una persona a la que te mueres de ganas de impresionar. (Pág 219)

La creatividad nos salva

La conclusión más importante de toda la obra es que la creatividad nos puede ayudar a superar cualquier problema. Algo que  he comprobado por mi misma pues siempre que me siento mal procuro hacer cosas que desarrollen mi creatividad. Expresar nuestros sentimientos a través de la creatividad nos hace sentir mejor. Nos aporta paz y en cierto modo nos cura de nuestros problemas permitiendo evadirnos. En el caso de James Rhodes fue la música lo que lo salvo pero para otros puede ser la escritura, la pintura o las manualidades.

“Aunque el perdón y la meditación, leer y escribir, hablar y compartir, todo eso ayuda, para mí la creatividad es una de las herramientas más profundas para superar el trauma. Más aún ahora que todo ese rollo new age de abrazar los árboles ha liberado al fin suficiente espacio en mi cabeza para poder ser lo bastante libre y explorar la creatividad de una forma nueva y algo más manejable.”

Opinión personal. Nota: 9

Instrumental es un libro estupendo. Quizás no tanto por su valor literario como por su sinceridad e interés. Desde que empiezas a leerlo te atrapa la dramática historia de la vida de este músico.  Impresiona  su valentía a la hora de desnudarse en todas sus miserias. En una sociedad donde todo el mundo se vende y se tira el rollo sorprende encontrar a alguien con el valor para exponerse de ese modo. Es importante las críticas a la sociedad y al negocio de la música. Destaco todas las ideas que transmite para la superación personal. En general me han encantado, su amor por la música y todas las emociones que transmite.

Recomiendo su lectura porque es un libro entretenido que te pone los pies en la tierra después de bajarte hasta el infierno y sobre todo con un final positivo y motivador. Además que nos ayuda a conocer mejor la música clásica.

 

Links de interes

las virgenes suicidas

Las vírgenes suicidas, Jeffrey Eugenides

las virgenes suicidas2

Estoy encantada con el descubrimiento de este escritor, sus dos libros que he leído me parecen magníficos. Middlesex que reseñé hace unos días y ahora este que fue su primera novela y también me ha encantado.

Este libro profundiza sobre un tema que parece que coincidía en mis últimas lecturas, el suicidio. Curiosamente varios personajes de los anteriores libros que he leído habían optado por el suicidio para acabar con sus vidas. En esta novela el suicidio es el motor principal de la acción pues trata de cinco preciosas adolescentes que en el periodo de un año deciden acabar con sus vidas.

El libro trata de dar respuesta a una pregunta que surge a finales de los 90 cuando se empieza a detectar un aumento en el número de suicidios de adolescentes en Estados Unidos. No se explican las causas del suicidio porque son aparentemente chicos sin problemas económicos ni problemas de integración graves. El libro trata de aproximarnos a conocer las causas de los problemas de integración de los adolescentes. Su forma de afrontar las decepciones amorosas, su dependencia de la familia, sus problemas para integrarse en la propia sociedad que está tan compartimentada que les obliga a adaptarse para encajar. En esa época se desarrolla también los primeros estudios sobre la tendencia al suicidio que parece que está determinada por la existencia de un gen que se transmite de forma hereditaria. Curiosamente esto ya lo había leído en el libro de Charlotte donde toda su familia tenia cierta tendencia al suicidio.

En esta novela no se tratan de explicar ni causas ni razones sino que mas bien nos asomamos a la vida de esas adolescentes que viven en un mundo aparte y desde la mirada fascinada de los chicos del barrio vamos conociendo a las hermanas Lisbom. Las vislumbramos desde la distancia como objetos misteriosos de deseo. De una forma distante pero a la vez profunda porque tras su muerte los chicos tratan de reconstruir lo que significaron ellas para todos ellos y seguimos cada descubrimiento como una especie de investigación científica donde van aportando las diferentes pruebas de lo que supuso para ellos llegar a conocerlas.

Las pruebas de su existencia son esas pequeñas cosas que rescatan del olvido y dan valor a lo que en apariencia es insustancial, una barra de labios, un diario, una foto de vacaciones, una corona de un baile de fin de curso. Con esos objetos que los chico rescatan y conservan a modo de reliquias vamos conociendo por encima algunos aspectos de la personalidad de las hermanas. Nunca llegaremos a conocerlas en profundidad, solo podremos atrapar fragmentos breves de lo que ellas fueron. Algunas hermanas serán mejor tratadas como Cecilia de 12 años que fue la primera en suicidarse y que vivía todo con una gran religiosidad. Era la más inadaptada de todas pero a su vez es la que parece que contagia el virus de suicidio a sus hermanas. Es curiosa la conversación con el psicólogo que tras su primer intento de suicidio considera que en realidad no se quiere suicidar sino solo llamar la atención porque no tiene ningún problema. La respuesta de ella es meridianamente clara “Obviamente no es usted una chica de doce años.” Esa frase nos demuestra hasta que punto es difícil para un adulto comprender los conflictos de un adolescente. Otra de las hermanas mejor reflejadas es Lux que a través de su exploración del sexo trata de encontrar el amor y la aceptación algo que finalmente no termina de lograr.

Es una lectura de una sensibilidad increíble que nos pone en contacto por un lado con la particular forma de vivir de las chicas a la vez que con algunos de los conflictos de la adolescencia y la educación. Surgen preguntas de su lectura como hasta que punto somos los padres condicionantes de los actos de nuestros hijos. La represión extrema, la religiosidad mal entendida.

Es un libro con el que entramos en la intimidad de las chicas, de sus anhelos y deseos reprimidos, de sus miedos pero a través de la mirada de los muchachos que se acercan a ellas sin atreverse a tocarlas o a lo mejor haberlas podido ayudar a salir de la burbuja donde se habían metido.

También muy interesante como refleja la mordacidad de la prensa sensacionalista que no respeta el duelo de los padres y se ensaña en dar a conocer los detalles mas escabrosos del suicidio de las chicas.

Parece que la trama están basada en hechos reales que conmovieron a la sociedad americana pero por más que he buscado no he sido capaz de confirmarlo. En cualquier caso el libro refleja perfectamente los sentimientos de los chicos que conocieron a las hermanas y con el pasar de los años no consiguieron olvidarlas. El impacto de la muerte incompresible cuando en apariencia uno lo tiene todo. El reflejo de la sociedad acomodada americana, el apoyo de los vecinos pero a la vez su cotilleo. El deterioro progresivo de la familia y la casa que se va dejando morir. Impresionante como refleja los olores de la casa con las niñas en plena adolescencia encerradas por una educación intolerante. Un olor a fruta madura y ala vez prohibida que seduce y repele a la vez.

Es un libro bello, romántico y con muchas reflexiones sobre la sensualidad, la femineidad y las relaciones humanas. Lo he devorado con ansia y desde luego que se encuentra entre mis lecturas recomendadas. Un descubrimiento total este escritor ahora deseando leer su último libro “la trama nupcial” que también promete y que seguramente lea en breve.

Os pongo un fragmento de la novela que en cierto modo resume un poco su espíritu.

“Nunca llegamos a entender por qué a las chicas les preocupaba tanto hacerse mayores ni por qué se sentían obligadas a dedicarse cumplidos, pero a veces, cuando uno de nosotros había leído en voz alta una larga parte diario, debíamos reprimir la necesidad de echarnos los unos en brazos de los otros o de decirnos que estábamos guapísimos. Supimos de esa cárcel que es ser chica, de los impulsos y sueños que genera y por qué acaban sabiendo qué colores combinan y cuáles no. Supimos que las chicas eran gemelas nuestras, que todos existíamos en el espacio como animales con idéntica piel y que si ellas lo sabían todo de nosotros, nosotros en cambio no podíamos sacar nada en claro de ellas. Supimos, finalmente, que las hermanas Lisbon eran en realidad mujeres disfrazadas de niñas, que sabían del amor e incluso de la muerte y que nuestra función se reducía simplemente a emitir una especie de ruido que parecía fascinarlas.” (Pág. 37)

Sobre esta novela Sofia Coppola realizó una adaptación cinematográfica con la que estrenó como directora y para ser una opera prima tengo que reconocer que me ha gustado mucho. Consigue captar la sensibilidad de la novela, el preciosismo de los detalles y reflejar bastante bien las relaciones de frustración y deseo ente los adolescentes. Además consigue plasmar en la fotografía de la película el ambiente onírico de la novela donde las hermanas son tratadas casi como musas o hadas. Pero también la poesía de la luz del barrio, las hojas de los árboles que serán tratados como símbolos. Una edición original y un casting espectacular lleno de estupendas interpretaciones y una banda sonora sublime que añade profundidad y sentimientos consigue acercarse bastante a la esencia del libro y reconozco que me han gustado mucho por lo que recomiendo tanto la lectura del libro como la película. Voy a buscar la banda sonora porque es una verdadera joya.

Aquí encontraréis información de la película. http://www.filmaffinity.com/es/film597014.html

Aquí un trailer de la película en español

Y aquí un video con la banda sonora de la película que está muy bien

d_orilla2

En la orilla, Rafael Chirbes

b_orillaTenía muchas ganas de leer esta novela por todas las buenas recomendaciones que había oído de ella. Y la verdad es que me ha parecido una obra maestra. Una novela que  podría considerarse más un ensayo o una reflexión social de la España de los últimos años. La historia de nuestro país vista desde una distancia política que refleja de forma incisiva cada situación al margen de bandos. Analiza las relaciones humanas desde las reflexiones de los protagonistas. Es una crónica intima de nuestra sociedad y sus evoluciones desde  la actualidad retrocediendo hacia el final de guerra, la transición, los felices 80 y 90, el boom inmobiliario y las crisis. Sobre todo la crisis que nos hace de pronto poner a todos los pies en la tierra. Cuando los sueños de prosperidad explotan como pompas de jabón y la realidad se antepone con su crudeza.

Es un libro maravillosamente escrito, fácil de leer por su estilo pero complejo por las continuas reflexiones de los personajes y el ambiente claustrofóbico y deprimente. No hay muchos personajes en la novela, pero en ocasiones claves, el autor nos  cambia el punto de vista a la mirada subjetiva  de algunos de ellos para reflejar sus intrínsecas preocupaciones y así dar un repaso total de nuestra sociedad. Con esta técnica podemos conocer las reflexiones de los inmigrantes tanto árabes como sudamericanos y sus diferentes preocupaciones y circunstancias. La situación de las mujeres oprimidas por sus parejas, la desidia en las relaciones y sobre todo las implicaciones que las relaciones de familia entre padres e hijos pueden provocar en la personalidad de los personajes. La relación entre el protagonista y su padre con el que vive toda la vida. Sus odios y afectos, los trapos sucios de esas y otras situaciones familiares serán analizados con la mirada certera del escritor.

Y sobre todo habla de la especulación, el tráfico de influencias, los abusos en las épocas de abundancia, de la apariencias, del sexo, las drogas y buena mesa, de yupis de medio pelo o promotores sin escrúpulos que agotaron la teta de la que mamaban para que los demás sufran las consecuencias. Reflexiones sobre internet y las relaciones virtuales, la vejez y la decrepitud. Y sobre todo la crisis y el paro como ejes centrarles de la obra que marcan la vida de los personajes.

Es una obra incisiva, crítica, donde cada frase refleja el sentimiento de frustración popular. Ya casi ni indignación solo desesperanza. Increíblemente actual podría decirse que es el sentir popular de los últimos años de este país.

El libro que me fascinó desde las primeras letras por su estupendo estilo  al final me ha resultado algo duro de terminar por la falta de un hilo narrativo más poderoso. Una trama con más acción. En la obra no pasa casi nada solo vemos pasar la vida de los personajes y sus reflexiones en el día a día. Las ilusiones con el amor perdido, las relaciones humanas, el éxito o sus decepciones con las vueltas de la vida. El libro es como un testigo fiel de todo lo que hemos pensado pasado alguna vez.

No he parado de subrayar fragmentos que me han llamado la atención. Trataré de rescatar los más breves para la reseña pero serán pinceladas de una obra llena de reflexiones impresionantes y bastante sombrías. Si no os gustan las citas saltaoslas directamente.

“La vida humana es el mayor derroche económico de la naturaleza: cuando parece que podrías empezar a sacarle provecho a lo que sabes, te mueres, y los que vienen detrás vuelven a empezar de cero.” (Pág. 17)

En concreto esta reflexión me dejó impresionada por su acidez y su punto de certeza. Necesitamos tener la autoestima siempre en forma para sobrevivir.

No te rías, Francisco. Te suicidas porque eres quien eres y no quien quisieras ser, te pegas un tiro porque no te soportas. Por puro odio. Para resistir, para seguir vivo, hace falta una buena dosis de idealismo. Capacidad para mentirse. Sólo sobreviven quienes consiguen creerse que son lo que no son.” Pag 52.

“la felicidad la sientes cuando piensas que va a llegarte, la presientes, luego resulta que pasa de largo, se te escapa, ya no está” (Pág. 182)

en-la-orillaEn la novela ademas se trata el tema del sexo con mucha sinceridad y sin tapujos. Impresionantes párrafos, literarios y brutales a la vez. Como una conversación que hace referencia al cuadro  “El origen del mundo” o las relaciones sexuales en internet y que no transcribo  porque son demasiado extensos y por no herir sensibilidades  aunque me han sorprendido por su transparencia.  Si pongo este otro que es un poco mas suave y puede dar una idea de la linea general de esa conversación.

“Creo que era un viejo filósofo francés quien decía que cuando uno expresa lo mucho que ama a la señora marquesa, lo que la aprecia por lo inteligente que es —qué armonía se revela en sus movimientos y qué ideas tan extraordinarias y qué sensibilidad tan exquisita exhibe—, lo que está queriendo decir es que está loco por follársela por acá y por allá como si fuera una perra. Algo de eso hay. Confundimos la simpatía o la piedad con el deseo, creemos que deseamos acunar, proteger, cuando lo que queremos es entrar, violar.” (Pág. 107)

Y las reflexiones del personaje sobre la vejez y la descripción de decrepitud del cuerpo son igual de brutales.

Son viejecitos como yo, hogazas de pan, morcillas hinchadas, o dobles de Drácula en una película de serie B, delgadez grisácea, o amarillenta, arrugas verticales cruzando el rostro; provisión de calvas, mellas, desproporcionados dientes falsos y canas. Próstatas destrozadas, las huellas de las sesiones de radioterapia inscritas en la falta de brillo de la mirada, y en el aguzamiento de esos ojos pequeños y espantadizos que miran con precaución no vayan a tropezarse con la muerte. Caras de judíos pasados por el Auschwitz de la medicina contemporánea.(pag 145)

Tambien muy lúcidas esta reflexión sobre el paro y lo que transforma nuestras vida.

“Nunca se te ocurre pensar que las cosas no son eternas y pueden cambiar de un día para otro. Cómo se te va a ocurrir que tu infierno pueda ser quedarte fuera de la maldición de Yahvé, en un lugar que está en el exterior de las páginas del libro de anotaciones de pedidos, del bloc de albaranes, lejos de las máquinas y las herramientas, y que es inversa expresión contemporánea de la maldición bíblica: No podrás ganarte el pan con el sudor de tu frente. Un pliegue diabólico e inesperado. Descubres la irritante placidez de las mañanas sin despertador, el día como una pradera que se extiende hasta el horizonte, tiempo sin márgenes, paisaje sin accidente que lo acote, ningún rebaño pasta en esa extensión que se te hace infinita, no avistas la figura de ningún edificio, la silueta de un árbol. Tú solo caminando en la nada. El infierno como almacén desamueblado, silencioso hangar en el que reina un tremendo vacío.” (Pág 190)

Por ultimo una reflexión de uno de los personajes sobre las mujeres para casarse y las mujeres para el sexo que comparten demasiados hombres.

—Resulta difícil estar enamorado de una mujer y hacer algo de provecho. La ansiedad te come. No conviene emparejarte con una mujer que te cueste esfuerzo conseguir, eso es condenarte a pasar escalando el Everest el tiempo que te queda de vida. Tienes que aferrarte a la que puedes conservar sin pelear demasiado. Las tías buenas se las paga uno. Por unos cuantos euros tienes una rusa de dieciocho años de esas que no ves ni en el cine. Follas, pagas, y te vuelves a casa para cenar con la familia, con tu mujer, que cocina bien y folla mal, pero que no piensa en separarse de ti, entre otras cosas porque nadie la mira con demasiado interés. Ella va a las reuniones de padres en el colegio, controla las ampas, las aplas, todas esas asociaciones que ni sé cómo se llaman, esos servicios, esa jerga, la broza socialdemócrata que los del pepé copian entusiasmados porque suena a moderna familia responsable y feliz y también un poco a Opus, y lleva los niños a raya, y sabe elegir el más efectivo detergente en Mercadona, y el mejor queso y el mejor foie gras cosecha propia en Mantequerías Manglano. Te plancha las camisas y te cose los botones. O sabe cómo hay que darle las órdenes a la criada que, para efectuar esos trabajos, ha elegido después de exponerla a más pruebas que a un deportista olímpico. Eso es lo que uno necesita, porque hace falta mucho valor para convivir con una mujer que te supera y te obliga a poner a cocer las acelgas y a tender la ropa, y, además, es insaciable en la cama y te folla hasta dejarte seco. Menuda trabajera. Eso no lo soporta nadie. (Pág. 252)

Y así podría seguir destacando párrafos y párrafos pero no quiero destripar un libro genial que creo que se debe leer en el momento adecuado. Es un libro para reflexionar, que refleja la conciencia social de nuestros tiempos. Lo recomiendo aunque no es una lectura amable sino bastante depresiva al mostrar las cosas tal como son para tanta gente.